Bajo los malos gobiernos, la igualdad no es sino aparente e ilusoria: sólo sirve para mantener al pobre en su miseria y al rico en su usurpación. En realidad, las leyes son siempre útiles a los que poseen y perjudiciales a los que carecen de todo. De esto se deduce, por consiguiente, que el estado social no es ventajoso a los hombres sino en tanto cada uno de ellos posea algo y ninguno, sin embargo, demasiado.___Jean Jacques Rousseau___